Que os parece, si nos adelantamos y ponemos un ligero picoteo de primavera. Será porque tengo ganas de que llegue ya.  Y además nos servirá para estar al DIA cuando salgamos de tapeo.
Vamos a preparar una tapa que es como para alucinar en colores. Y si os gusta otro día ponemos otra.

                                                                       TOSTA   DE   FOIE 

      Para  4 personas: ½ k de cebolla, 6 cucharadas de oliva extra, 1 de azúcar, 1 vaso de vino blanco, 50g de pasas (esto es opcional), 4-8 rebanadas de pan , 4-8 filetes de hígado de pato, 4-8 lonchas de jamón finísimas. Sal gorda ó sal maldon

                                                                PREPARACIÓN DE LAS TAPAS

      Cortar la cebolla en rodajas finas y hacerlas en una cazuela tapada a fuego muy muy suave, durante al menos 1 hora con el aceite de oliva, el azúcar y cuando está a medio hacer, echamos las pasas y el vino blanco, (y como creo que todos ya conocéis eso de que "un vino que no me gusta para beber menos para cocinar"). Todo esto estará hecho cuando veamos que empieza a caramelizar

      Este fondo, también se puede dejar hecho de un día para otro, porque incluso puede tomar mejor los aromas del vino y las pasas.

                                              PREPARACIÓN Y PRESENTACIÓN DE LAS TAPAS

      Tostar las rebanadas de pan de hogaza, y extender encima una capa de la cebolla confitada con las pasas, y cubrirla con la loncha de jamón (yo creo que para esta tapita nos podemos estirar con un buen jamoncito).

Por otro lado, ponemos al fuego, una sartén a temperatura alta, y hacemos durante ½ minuto por cada lado los filetes de hígado de pato, y finalmente, colocamos sobre el jamón y echamos unos granitos de sal encima. 

Consejo: La sartén, en la que se va a hacer el foie- gras, debe estar muy caliente, para que se dore vuelta y vuelta, sin deshacerse en la sartén. 

   Y CLARO A ESTO HAY QUE PONERLE UN VINITO.

Un moscatel dulce de la ultima cosecha  ribera de Duero, ó un  moscatel de esos que tenemos por el pueblo de Luelmo, que son de exquisito aroma, frescura y melosidad, igual que sus queridísimos vecinos…. un buen tinto tampoco le va mal. 

Y LO DEMÁS LO PONÉIS VOSOTROS.