UN SALUDO PARA TODOS Y TODAS GASTRÓNOMAS DE LA PAGINA DE LUELMO DE SAYAGO, QUE AUNQUE NO LO SEPÁIS SOIS UN MONTÓN.

 

BUENO ¿QUÉ OS PARECE SI HACEMOS UNA TARTA DIFERENTE A LAS QUE CONOCÉIS TOD@S, FÁCIL DE PREPARAR. PARA TOMAR DESPUÉS DE UNA BUENA ENSALADA DE BONITO, PIMIENTOS Y CEBOLLA COMO VOSOTRAS SABÉIS HACER?.

 

PUES VAMOS A ELLO:

 

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

 

 ¼ De picotas ó cerezas, 65g de harina normal, una pizca de sal 30 ml, 50g de azúcar (2 cucharadas de azúcar), 3 huevos 275 ml de leche, 15g de mantequilla, y un poco de vainilla en polvo.

 

1º.- Calentar el horno a 180º (medio)

2º.- Lavar las picotas y quitarles los tallos, podéis aprovechar que ahora las hay en el pueblo y si todavía no las hubiera, tener paciencia porque se harán en pocos días, merece la pena esperar unos días, porque si las tenéis en el árbol ¿que os voy a decir que no sepáis?.

3º .-Tamizar la harina con la sal en un cuenco, incorporarle el azúcar en polvo y revolver, hacer un hueco en el centro y añadir los huevos.

4º .-Añadir una cuarta parte de la leche y con un batidor ir mezclando la leche con los huevos y poco a poco incorporar la harina de los bordes al centro.

5º.- Añadir la vainilla al resto de la leche e incorporar a ésta, batiendo a mezclar de la harina.

6º.- Engrasar ligeramente un molde de horno de unos 18 a 20 cm., mas o menos y disponer y disponer las cerezas en el fondo.

 7º .-Verter la masa por encima de las cerezas y cocer durante una hora mas o menos.

 

Una vez cocida retirar y dejar enfriar 15 minutos, espolvorear con azúcar molida ó glas y servir.

Si el molde fuera de barro, se podría servir en el mismo molde.

 

Para que tengáis un idea de qué tipo de tarta estamos haciendo, la masa es parecida a las de los crepés, pero, al llevar más huevos, en lugar de hincharse, se cuaja como los postres que llevan huevos, hay que tomarla tibia.

 

Y si no lo habéis probado nunca………… ¿a que esperáis?.

Puede ser la mas encantadora de las maneras de digerir una buena comida….. ¿O quizás sea esta la excusa para saciar nuestra inconfesable “golosinaría”?