NOTICIAS
Oscar Borrego Prieto medalla de plata    
 Una vez más la Muestra de Luelmo en La Opinión
"La Mayuela" visita nuestro pueblo

¡¡ Por fiiiiin !! Han comenzado las obras de la iglesia

 

Portada

Presentación

Historia

Actualidad

Nuestras fuentes

Colaboraciones

S.O.S. Luelmo

Ventana a Monumenta

Foros

"La plaza el pueblo"

Escudo y bandera
Gastronomía

El rincón de Michel 

Fotos:

Primavera    

Verano

Otoño  

Invierno

Antiguas       
Variadas

La foto semanal    

Sugerencias

Cultura:

Fiestas 2018   

Poesía 

Artesanía      
Senderismo 

Links interesantes

Servicios(en preparación)

Predicción meteorológica

 
 
PERDICES    EN    SALSA

                               PERDICES    EN    SALSA

 

    CANTIDADES. PARA 2 PERSONAS

Dos perdices, a ser posible sayaguesas, 3 cebollas blancas, 3 zanahorias, 2 tomates naturales o un poco de lata, 2 ramitas de perejil , un chorrito de vinagre, medio vaso de jerez, 1 diente de ajo, una ramita de laurel a ser posible de la Mesnal, no es por nada y si las mojas con su agua eso es la requetequeooossss. Un poquito de pimienta, un chorrito de aceite de oliva de Fermoselle o la que quieras, sal y 50 gs de tocino.

PROCEDIMIENTO

Desplumar la perdiz y pasar por la llama de fuego alcohol o gas,  destripar y limpiar con un trapo por dentro y por fuera y se pone en una cazuela que tape bien, con aceite y el tocino cortado en trozos pequeños. Cuando éste se haya derretido, ponemos la perdiz y la doramos bien por todos lados. Seguidamente echamos, la cebolla picada fina, la zanahoria en cuadritos el ajo y el laurel, una vez bien dorado todo, agregar el resto de ingredientes, tapar bien y dejar cocerse con calma y sin prisas durante 1 hora aproximadamente. Si la perdiz es joven se hará rápido. Cuando veamos que los muslos se desprenden fácilmente estará ya hecha. Poner punto de sal deseado y servir cortada en sentido horizontal. Para mi por lo menos es muy importante la presentación en la mesa, bien en cazuela de barro de Pereruela, o en una bonita bandeja que seguro que la tenéis en vuestra casa. La podéis decorar con unos panes de molde fritos en forma de triángulo alrededor de la bandeja. Y su salsa bien espesita pasada por el colador y echada  por encima de las perdices.

 

El vino adecuado para este plato no tiene ninguna duda, tinto de necesidad.

La crianza o reserva a tu elección yo creo que estas en una tierra de vinos por antonomasia. Lo tienes  fácil.

 

DICEN QUE LA PERDIZ HAY QUE COMERLA CUANDO TE DE EN LA NARIZ.