NOTICIAS
Oscar Borrego Prieto medalla de plata    
 Una vez más la Muestra de Luelmo en La Opinión
"La Mayuela" visita nuestro pueblo

¡¡ Por fiiiiin !! Han comenzado las obras de la iglesia

 

Portada

Presentación

Historia

Actualidad

Nuestras fuentes

Colaboraciones

S.O.S. Luelmo

Ventana a Monumenta

Foros

"La plaza el pueblo"

Escudo y bandera
Gastronomía

El rincón de Michel 

Fotos:

Primavera    

Verano

Otoño  

Invierno

Antiguas       
Variadas

La foto semanal    

Sugerencias

Cultura:

Fiestas 2018   

Poesía 

Artesanía      
Senderismo 

Links interesantes

Servicios(en preparación)

Predicción meteorológica

 
 
EL  LAUREL        Árbol siempre verde de la zona mediterránea

 

                                                          EL  LAUREL

      Árbol siempre verde de la zona mediterránea. En la antigüedad clásica, las coronas trenzadas con sus hojas, eran símbolo de victoria y gloria, "lauros nóbilis"  llamado "el noble" y representante además de la poesía y de las letras.
       En los pueblos sayagueses, como Luelmo, ya no quedan muchos, por desgracia, pero alguno queda, de los que en su día, emigrantes incansables de conocer otros pueblos y culturas y al mismo tiempo ganarse la vida con su trabajo, trasladaron y plantaron el laurel en tierras de Sayago, enamorados de su aroma, color y sabor.
      Una planta que necesitan los guisados, el escabeche, y como no, el afamado  pollo sayagués, con la cocción ceremoniosa y lenta para inundar de su aroma y fuerza todo lo que toca. Muy utilizado también en la cocción de mariscos ¿qué haría un galego sin el laurel? Sus hojas contienen aceites esenciales que le dan su olor y amargor característicos, si las usamos frescas. Adquirirán un sabor más intenso si las cortamos  y las dejamos secar por espacio de un mes mas ó menos. Colgadas de una liz (cuerda) en un lugar oscuro y seco evitando el ambiente de la cocina que provoca cambios bruscos, humos y grasas.
     Pasado ese tiempo, guardar las hojas en tarros herméticos y no dejar transcurrir mas de seis meses.      Son los mínimos cuidados que se merece una hoja de semejante alcurnia. No hay espectáculo más bochornoso que un laurel abandonado a la intemperie de una cocina, seco, cuarteado, y lleno de polvo ¡UN RESPETO!  ¡ Pasado tan divino para una hoja ahora tan en desuso!.
    Cultivemos la memoria de olores sabores y sensaciones tan agradables como cuando uno ó una va a por agua a la fuente de la Mesnal y entre el alegre borboteo del agua al fluir de la fuente  en primavera se notan tan fragantes aromas." EL LAUREL EL LAUREL" No me digáis que no merece la pena  oír el  borboteo de un pote en plena ebullición de la que surgen los efluvios del laurel.
"Se puede soñar con algo más reparador"

¡Todo el mundo al fogón!........ con una ramita de laurel en las manos


MITCHEL