Nuestro belén 2017

El mundo rural agoniza, Luelmo en La Opinión

La Iglesia va a ser reparada

 

 

 

Portada

Presentación

Historia

Actualidad

Nuestras fuentes

Colaboraciones

S.O.S. Luelmo

Ventana a Monumenta

Foros

"La plaza el pueblo"

Escudo y bandera
Gastronomía

El rincón de Michel 

Fotos:

Primavera    

Verano

Otoño  

Invierno

Antiguas       
Variadas

La foto semanal    

Sugerencias

Cultura:

Fiestas 2017   

Poesía 

Artesanía      
Senderismo 

Links interesantes

Servicios(en preparación)

Predicción meteorológica

11ª MUESTRA DE TEATRO AFICIONADO DE LA COMARCA DE SAYAGO

 
 
Historia de Luelmo

            Historia de Luelmo

   De los orígenes de Luelmo poco puedo contar, parece ser que en la época de las grandes glaciaciones como era imposible vivir a descubierto por las bajas temperaturas, nuestros antepasados aprovechaban el microclima existente en la trinchera de Los Arribes refugiándose entre las peñas junto al agua, de ello dan fe no pocos vestigios hallados en dicha trinchera. Cuando cedió el frío, se extendieron por todo Sayago, habiéndose encontrado restos prehistóricos en Moral, Villardiegua,Fresnadillo y otros pueblos.

   Existe en Luelmo una piedra llamada la Peña de las Cruces en el lugar llamado El Villar, que puede haber sido un menhir prehistórico, hoy está tumbada, pero su forma, con una base plana y su tamaño de unos dos metros, le hace acreedora de dicha característica, en esta misma página encontrareis información mas detallada de esta peculiar piedra.

 Mas recientes son los datos que tenemos procedentes del Archivo Histórico Provincial y del Archivo Diocesano:   El 17-12-1740 se realizó la medición y el deslinde de los montes públicos, propiedad de Rey para pasar a propiedad y aprovechamiento de los pueblos de Sayago, entre ellos Luelmo, con excepción de Peñausende por pertenecer a la Orden de Santiago.


Los montes públicos, realengos, concejiles y baldíos, fueron vendidos a los pueblos de Sayago por 47.700 reales de vellón.

   En 1751, pagaba Luelmo de impuestos 4.943 reales de vellón y entre los gastos de ese mismo año figura la reparación de la ermita, los sueldos del Fiel de Fechas y cuadrillas y "tocar a nublado" por un montante de 700 reales.

   Ese mismo año existían en el pueblo siete molinos de agua, uno en Calabazas y los otros seis en Las Huelgas, que molían un mes al año, con 108 vecinos y unas 350 almas.

   La población continuó aumentando hasta mediados de 1700, fecha en que se acabaron los terrenos a roturar y por tanto no había recursos para mas vecinos.

 

Existe una leyenda curiosa en la que se cita a una reina mora que vivía en el lugar denominado El Humillino. A trabajar para esa reina mora llegaron varias cuadrillas de gitanos portugueses y que al morir la reina mora, como se había encariñado con ellos , les legó los terrenos del pueblo en su testamento: "De la carba Los Fitos hasta Rita Nabril les dejo a los Luelminos para que puedan vivir".La carba Los Fitos se encuentra en el límite norte con Moralina y Rita Nabril en el límite sur con Villamor y Bermillo.


No obstante existe una incongruencia en esa leyenda, puesto que hay una fuente situada en el barrio de Las Paneras, la fuente Concejo, como en casi todos los pueblos sayagueses, cuyo origen es eminentemente romano, lo cual indica que ya existía un asentamiento anterior en ese lugar. También cabe la posibilidad de que al estar situada en la calzada romana que venía desde Ledesma por Almeida Bermillo Luelmo etc, esta fuente fuera un lugar de aprovisionamiento de agua con parada obligada en el recorrido de dicha calzada y no un asentamiento fijo. Tanto la leyenda mora, como el origen de la fuente, las dejo abiertas a cualquier información debidamente documentada, para incluirla a posteriori en esta misma página.

La Peña Las Cruces

La Peña Las Cruces se encuentra formando parte de la pared de una finca en el término del Villar, tendrá algo menos de dos metros de longitud, está tumbada y lo que en su día parece que fue la base, es plana. En la posición en que se encuentra, la cara que se encuentra actualmente al descubierto, está llena de cruces , unas quince o veinte, talladas en la piedra. Por la profundidad y la anchura de las tallas parece ser que fueron hechas con otra piedra y no con una herramienta como un pico o un cincel. Las he pintado en rojo con una teja para que se vean mejor en la foto, puesto que los líquenes no las dejaban ver bien.
A pesar de haber intentado encontrar algo documentado sobre esta peculiar piedra, lo único que he hallado han sido conjeturas, unas veces con cierto fundamento y otras, por el contrario, escépticas respecto a su origen.

No obstante existen tres teorías al respecto, yo pongo aquí las tres y que cada cual se quede con la que más le guste.

A).- Es posible que fuera un monumento megalítico, un menhir celta, que en su día estuviera erguido y las cruces sean de origen celta, pudiendo ser un monumento funerario o un símbolo de adoración pagana.......................?

B).- Otra posibilidad, es que, si efectivamente era un símbolo de adoración pagana, y junto a él se celebraban rituales de brujería, sacrificios, etc, al llegar el cristianismo, fuera mandado derribar y tallar en él las cruces para cristianizarlo o exorcizarlo. Esta segunda teoría puede venir avalada por la forma de las cruces, las cuales, según podéis ver tienen un brazo mas largo, forma típica de las cruces romanas y no celtas, las cuales casi siempre tienen los cuatro brazos iguales.

C).- El Villar es un lugar que tiene una laguna y un valle en el cual pastan a menudo los rebaños al cuidado de sus pastores. La piedra se encuentra a la sombra de una encina bastante frondosa, si llueve, la encina sirve de cobijo contra el agua, si hace calor da sombra. Es posible que algún pastor, cobijado bajo la encina, se haya dedicado a tallar las cruces en sus ratos de ocio y la citada piedra no tenga nada de monumento celta y simplemente sea el producto de los ratos de ocio de algún pastor contemporáneo, no obstante preguntados los mas ancianos del lugar, no tenían ni idea del origen de dichas cruces .

Lo dicho, que cada cual deje volar su fantasía y se imagine junto a la piedra erguida, rituales exotéricos, congresos de brujería, aquelarres malditos, cristianos devotos bendiciendo la piedra, o un pastor aburrido tallando cruces en ella.