NOTICIAS
Oscar Borrego Prieto medalla de plata    
 Una vez más la Muestra de Luelmo en La Opinión
"La Mayuela" visita nuestro pueblo

¡¡ Por fiiiiin !! Han comenzado las obras de la iglesia

 

Portada

Presentación

Historia

Actualidad

Nuestras fuentes

Colaboraciones

S.O.S. Luelmo

Ventana a Monumenta

Foros

"La plaza el pueblo"

Escudo y bandera
Gastronomía

El rincón de Michel 

Fotos:

Primavera    

Verano

Otoño  

Invierno

Antiguas       
Variadas

La foto semanal    

Sugerencias

Cultura:

Fiestas 2018   

Poesía 

Artesanía      
Senderismo 

Links interesantes

Servicios(en preparación)

Predicción meteorológica

 
 
EL  BUEY

                                      EL  BUEY            

        La carne de este bello animal es considerada por muchos como la “estrella” de la carnicería. Del macho bovino castrado, hace Don Carolino una acertadísima descripción.
     “Sus líneas de espalda vientre, pecho y cuarto trasero forman un perfecto rectángulo. Ya puede apretar su carne dura y elástica por encima de la espina dorsal. Jamás llegará  usted a advertir  por el tacto que debajo de la carne hay una osamenta. El cuello es corto y macizo, las patas son igualmente cortas, y la cabeza es pequeña. Todo se reduce a carne en el enorme animal: carne sabrosa y exquisita, con solo un pequeño armazón de huesos para sostenerla en pié.

 BUEYES: de raza sayaguesa, charolesa, lemosín los “aberdeen-angus”; de las tierras Sayaguesas, cuyo único que hacer es el de engordar y retozar por verdes praderas.        

                      CHULETAS   DE  BUEY   A  LA  PARRILLA  O  BARBACOA       

    Las  chuletas las elegiremos preferentemente de la  parte ancha del chuletero.

    El corte debería  de ser  de unos cuatro centímetros  aproximadamenteesto no quiere decir que, si nos gustan mas finas, no lo podamos hacer. Una vez cortadas las podemos reservar  en un recipiente adecuado a temperatura ambiente para su posterior preparación.

    Poco antes de presentarlas en la mesa  prepararemos una parrilla o barbacoa sobre un buen fuego de brasas vivas hecho con leña de encina o en su defecto la que tengamos.

    Una vez que tengamos la parrilla caliente, asaremos las chuletas, por favor es un crimen comer las chuletas muy hechas. Aunque si no queda mas remedio no nos vamos a quedar sin comer. !! Las chuletas se deben hacer bien por ambos lados  RECORDANDO  que por dentro la carne debe de quedar poco hecha  de esta forma quedan sabrosonasssssss ¡¡

 Y de guarnición las podemos poner unos pimientos de esos que se crían por Luelmo de Sayago que son  la requetepera. Y claro estas chuletas no las podemos dejar sin mojar con un buen vino elaborado en las bodegas artesanas de roble que hay por el pueblo de Luelmo. De aromas agradables y sabores afrutados.

 ¿Que más se puede pedir.? 

!!!!  OJO  LA CARNE EN CALCETA PARA QUIEN LA META ¡¡¡¡