NOTICIAS
Oscar Borrego Prieto medalla de plata    
 Una vez más la Muestra de Luelmo en La Opinión
"La Mayuela" visita nuestro pueblo

¡¡ Por fiiiiin !! Han comenzado las obras de la iglesia

 

Portada

Presentación

Historia

Actualidad

Nuestras fuentes

Colaboraciones

S.O.S. Luelmo

Ventana a Monumenta

Foros

"La plaza el pueblo"

Escudo y bandera
Gastronomía

El rincón de Michel 

Fotos:

Primavera    

Verano

Otoño  

Invierno

Antiguas       
Variadas

La foto semanal    

Sugerencias

Cultura:

Fiestas 2018   

Poesía 

Artesanía      
Senderismo 

Links interesantes

Servicios(en preparación)

Predicción meteorológica

 
 
EN EPOCAS DE OTOÑO INVIERNO LAS REINAS DE LA

EN EPOCAS DE OTOÑO INVIERNO LAS REINAS DE LA

DE LA COCINA, SON LA CAZA Y LAS SETAS.

TORTOLAS, PALOMAS, BECADAS, Y ALGUNAS SETAS
 

     Os las pongo todas juntas porque para los cocinillas. Son lo más divino que vuela por los cielos. Evidentemente cada una tiene su temporada.

    Las primeras tórtolas aparecen por los meses de agosto y septiembre, cuando se nos acaban las vacaciones. Y dejamos atrás tan buenos momentos. Los ensayos del teatro, los bailes de noche, el karaoke, las buenas paellas. Bueno no me enrollo y al tema. Tenemos que elegir las piezas jóvenes de pechugas rollizas, claras y firmes, esto hace que sean perfectas para guisar o para asar. Un solo inconveniente para la segunda opción, demasiado hecha su carne se volvería seca y fibrosa, hemos de cocinarla en su justo punto para no arruinarla.

    Sazonarla y dorarla en una sartén un par de minutos, después meterla al horno fuerte durante tres minutos, una vez asada dejarla reposar de cinco a diez minutos. Serán suficientes para  este pequeño animal, no olvidarse de rociar con el jugo del asado las distintas partes  de la tórtola. Y a comer que son dos días.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

    La paloma es la siguiente sorpresa que irrumpe entre las nubes sayaguesas los meses de octubre y noviembre. El vuelo de las palomas se suele suceder todos los años por los mismos parajes de Luelmo de Sayago y las mismas rutas, y sino lo podéis preguntar a los veteranos cazadores de Luelmo. Expertos en esperar agazapados  en su puesto correspondiente, al pase de la paloma, y en cuanto la ven no fallan ni uno, yo digo que será porque usan las famosas gafas ocley.

    La paloma tiene una carne oscura y sabrosa que debe ser consumida lo antes posible, ya que es especialmente delicada.

    Guisada o estofada es una de las cazuelas más reconfortantes con que podemos premiar el final de una batida.

    Y si a estos guisos les añadimos unos champis o unos boletus o las que encontremos en el pueblo, acompañados de un buen vinito de las tierras altas, a la derecha según subimos la cuesta del Robledo, os garantizo que es lo mas parecido a un orgasmo campestre, una verdadera pasada,  chicas y chicos de verdad que os lo recomiendo. Con deciros que tras probarlas…..hasta el más acérrimo  enemigo de la escopeta sentiría irreprimibles deseos de salir a cazarlas.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Bueno queridos invitados por fin, llegaron las primeras heladas allá por los meses de enero y febrero y con ellas la Marlene Dietrich de pico largo la “DIVINA BECADA". Enigma y misterio pura sorpresa al verla levantar el vuelo el batir de sus alas cuando se arranca de entre las encinas y los robles, en alguna ocasión otro veterano cazador, José Blanco (padre) nativo de Luelmo de Sayago, me solía decir que cuando se adentraban en el monte  en su busca nunca sabía a ciencia cierta si se tropezaría con ella. Su prolongada ausencia todo un suplicio”casi amoroso” ¿faltará hoy a nuestra cita? Se preguntaban él y su perro.

    Su intestino encierra una sustancia blanquecina que tras el asado se suele preparar mezclada con el jugo que ha soltado y unas gotas de coñac y seguidamente lo untamos en unas rebanadas de pan tostado y nos servirá de acompañamiento del asado. Servir la becada con la cabeza partida en dos a lo largo del pico, Morder su cráneo y sentirlo crujir junto a sus cremosos interiores son la mayor dicha y gozo de la verdadera cocina ¿CANÍBAL?

    Y es que esta maravillosa ave no solo se come, primero se observa absortos el espectáculo de su caza en el monte, el ballet mejor sincronizado entre perro y pájaro. Una vez en las manos sentirla y mirarla en la cazuela no desperdiciando ni un solo de sus aromas.

    Y ya en la mesa el momento de rendirle los honores cara a cara  de nuevo solo José Blanco ante ella se repite el mismo escenario producido días antes en el campo ¿ no falta el perro?…. Está sentado al calor de nuestros pies.

Bueno como dicen los cazadores nos gusta comer caza, sabe, huele y nos emociona.